archivo

Archivos Mensuales: octubre 2013

¿Crees que has decorado con éxito tu habitación roja a lo “50 sombras” porque has reunido dentro de cuatro paredes una cama de IKEA y unas velitas?. Pues aquí nuestra amiga Catalina (la Grande, emperatriz de Rusia de 1729 a 1796) tiene algo que enseñarte: Una habitación dedicada al sexo y decorada con piezas como éstas:

CLG_000Mesa by Dominique Roitel

Esta mesa está hecha de sicomoro y nogal. Se talló a mano para representar cuatro gigantes, penes erectos de apoyo de una mesa de lacada en oro. Los penes parecen tener pechos como superficie de apoyo. El canto de la mesa, que no se ve entero, está decorado con más esculturas de penes, asnos señoras, y otras cosas por el estilo.

CLG_003

Silla by Dominique Roitel

El hecho de que podamos ver algunos de estos muebles hay que agradecérselo al artesano francés Dominique Roitel. Trabajando a partir de una ilustraciones, Roitel ha hecho un gran esfuerzo de recrear estas piezas en forma tridimensional, ya que invirtió en cada una de ellas más de dos años y 2.500 horas de tallado, lo que hace que la mesa esté sobre los 170.000 dólares y la silla cerca de los 370.000.

De los originales poco se ha podido conservar, fueron destruidos por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, cuando uno de los palacios de Tsárskoye Selo fue incendiado. Sin embargo, un grupo de soldados soviéticos encontraron la habitación secreta de Catalina y tomaron las fotos que han llegado hasta la actualidad. Según los testigos, de una de las paredes colgaban -en toda su extensión- falos de madera de diferentes formas, una serie de sillas, escritorios y pantallas, todo decorado con imágenes pornográficas. Los soldados no saquearon ni destruyeron nada, más bien al contrario, fliparon mucho y tomaron fotos para la posteridad.

Una posteridad a todas luces efímera: la mayoría de las imágenes se perdieron en el fuego de la guerra, pero el personal del Hermitage también confirma la existencia de la sala, indicando que Catalina la Grande , incluso tuvo un bodouir (tocador) de Platon Zubov , pero es poco probable que llegase el siglo 20. También se sabe que la colección de arte erótico que perteneció a la familia Romanov fue catalogado en 1930. Las evidencias indican que los objetos sólo se mostraron a una selección de los visitantes . Pero el catálogo se perdió . Al igual que toda la colección completa , que habría sido destruida en 1950 . Sin embargo, esta pequeña selección de fotografías aún existen:

CLG_003

Vía 

Más imágenes